7 Consejos para saber si debes aceptar o rechazar una oferta de trabajo

Home/Sin categorizar/7 Consejos para saber si debes aceptar o rechazar una oferta de trabajo

7 Consejos para saber si debes aceptar o rechazar una oferta de trabajo

7 Consejos para saber si debes aceptar o rechazar una oferta de trabajo

Tomar de decisión de cambiar de trabajo lleva consigo un análisis en el que se hace un balance de los pros y contras de quedarte en la empresa en la que estás trabajando o buscar un nuevo proyecto laboral. Una vez se ha tomado la decisión, comienzas el trabajo de buscar trabajo, superas una serie de entrevistas, es posible que finalmente llegue a tus manos una oferta de trabajo interesante de una empresa que apueste por ti y quiera que empieces a trabajar con ellos.
Generalmente, lo primero que nos suele llegar es esa dulce emoción de triunfo. Sin embargo es poco el tiempo que tenemos para valorar la nueva oferta de trabajo y tomar una decisión tan importante. En la mayoría de los casos, la empresa que busca contratarte te da un corto tiempo para pensarlo y empiezas a sentir la presión de dar una respuesta.

Antes de precipitarte y lanzarte hacia un nuevo empleo es recomendable que hagas un análisis estructurado tomando en cuenta los aspectos más relevantes. Aunque sean momentos donde se suelen tener muchas emociones encontradas, evita que estos sentimientos tengan un papel protagónico y enfócate en lo importante:

Recuerda por qué querías moverte:

En un primer momento, hubo una serie de razones que te motivaron a comenzar la búsqueda de empleo. Recuerda cuáles eran tus prioridades y compáralas con lo que te oferta la nueva empresa. Cada persona tiene sus prioridades particulares y sólo tú sabes qué es lo que realmente quieres en tu vida laboral.

Proyecto:

Es uno de los puntos más determinantes porque de ello depende tu día a día y las metas profesionales que podrás alcanzar. Piensa en tu carrera profesional y ten siempre presente a dónde te gustaría llegar para que puedas valorar si este proyecto puede encaminarte hacia tu objetivo. Verifica que tengas claras cuáles van a ser realmente las funciones a desempeñar y si estás conforme con ellas. Junto con el salario y la conciliación de la vida familiar, el tipo de trabajo que se va a realizar en un nuevo proyecto suele ser una de las razones más frecuentes que generan un cambio de empleo.

Planes de carrera:

No siempre vas a estar en el cargo que estás ahora y es muy probable que dentro de unos años quieras continuar superándote y adquiriendo nuevos retos. Es recomendable conocer cuáles son las oportunidades de desarrollo que te ofrece una empresa, si tienes posibilidades de seguir creciendo o, si por el contrario, es muy fácil llegar a un techo insuperable.

Mejoras en la calidad de vida:

La conciliación con la vida familiar, la presión que puedes tener, el porcentaje de tiempo que invertirás en viajar, la flexibilidad de horario y hasta la ubicación de la nueva empresa son algunos de los aspectos que pueden mejorar la calidad de vida. Para que puedas mantenerte motivado en la parte profesional también hay que tener un equilibrio con la vida personal y el tiempo que dedicamos a nosotros mismos y seres queridos.

Salario:

Aunque no siempre es la motivación principal, el salario tiene un gran peso para dar el gran paso. Deberías ya tener en mente cuál es la cifra mínima por la que te merece la pena cambiar, que debe poder cubrir tus gastos fijos. Es recomendable que veas una mejora en los beneficios económicos que tienes actualmente, tomando en cuenta el resto de ventajas que puede aportarte a nivel monetario.

 

Condiciones de la oferta de empleo:

Si todo lo demás lo tienes muy claro, no dejes de revisar al detalle cuáles son las condiciones laborales, el tipo de contrato, duración y objetivos propuestos.

Otra visión:

Es recomendable que lo consultes con tu entorno, personas cercanas que se verán afectadas por este cambio. Si tienes la suerte de contar con un mentor profesional, no pierdas la oportunidad de comentarlo con esa persona, seguramente sepa darte una visión diferente y complementaria.

Cada uno de nosotros tiene motivaciones diferentes y nuestras prioridades varían dependiendo, entre otras, la etapa personal en la que nos encontremos, la edad, cuánto deseemos abandonar la empresa actual, la situación económica. Estos son los aspectos más relevantes a sopesar cuando tienes una oferta de empleo en tu e-mail, el orden de prioridades depende de ti.

By | 2017-06-09T13:00:24+00:00 Abril 25th, 2017|Categories: Sin categorizar|1 Comment

One Comment

  1. Araceli Vílchez 04/05/2017 at 08:47 - Reply

    Muy buenas reflexiones.
    Gracias

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies